• Redactores todoterreno

    Redactores todoterreno

    Por suerte para muchos, los medios digitales han supuesto una tabla de salvación dentro de la profesión periodística. Los medios tradicionales están bastante saturados y la mayoría de ellos no confían en la renovación de sus plantillas, y si lo hacen, es a través de contrataciones bastante precarias o mediante el recurso fácil de aprovechar la buena fe de los becarios para cargarlos de una responsabilidad que no deben tener, la mayoría de ocasiones por cuatro duros o por amor al arte.

    Pero a veces las circunstancias de la vida son las que empujan a tener que tomar medidas más o menos drásticas. El actual contexto económico-social sigue siendo de crisis, cierto que no tan profunda y grave, pero sigue existiendo –aunque algunos se empeñen en decir que no-, y esa crisis se trasladó hace ya años a los medios de comunicación. Para acabar de poner la guinda negativa al pastel mediático, los medios digitales están devorando a marchas forzadas el terreno de la televisión, radio y periódicos de toda la vida.

    Son muchos factores que juegan en contra de los periodistas, pero también factores que abren nuevas posibilidades para reciclarse, seguir formándose y adaptarse a los nuevos tiempos. La figura del periodista siempre ha sido la de un profesional polivalente capaz de redactar, grabar, editar, presentar, etc, su propio material o el de otros; pero con la proliferación de nuevas herramientas tecnológicas encaminadas a facilitar la vida del periodista en el entorno digital, hace que nos planteemos una pregunta: ¿cualquiera que trabaje en un entorno digital debe saber o tener nociones de programación?

    No es necesario saber programar a niveles de experto en la materia, pero las condiciones actuales y la interactividad de todos los elementos que rodean al periodista digital generan que deba conocer las funcionalidades más básicas para poder salir al paso de cualquier problema que pueda surgir y no depender de terceros –informáticos, programadores, diseñadores web- y de esta manera hacer que el periodista se convierte en una suerte de “triatleta” del sector de la comunicación, es decir, puede redactar, puede diseñar la web donde publica o puede tener ciertas nociones de código para subsanar fallos informáticos que puedan interferir en su trabajo.

    Sin duda, aquel viejo y manido dicho de “el saber no ocupa lugar” gana más significado que nunca con el paso del tiempo.

    Ver artículo original

    Deja tu comentario

    Campos obligatorios.*