• Samsung se juega su reputación

    Samsung se juega su reputación

    Las Redes Sociales han posibilitado que los usuarios se conviertan en auténticos jueces de cualquier producto y de cualquier marca. Si bien es cierto que existe un buen número de individuos que tan solo buscan incordiar y generar polémica –sí, los “queridos” trolls-, las marcas cada vez se toman más en serio la opinión que recibe de primera mano a través de las diferentes Redes Sociales que dichas marcas puedan utilizar.

    Siempre que se habla respecto a este tema surgen las mismas dudas, pero que por mucho que las planteemos todavía parecen tener difícil solución: ¿las marcas realmente cuidan de sus consumidores en redes? Y lo que es más importante, ¿puede una mala reputación en redes desgastar la imagen de una marca? Esta podemos contestarla de manera rápida, y sino que se lo pregunten a Samsung.

    La marca coreana se ha convertido en una de las empresas con peor reputación de las redes. El número de críticas es interminable, incluso algunos usuarios de la marca dicen incluso haberse sentido estafados.

    Pese a ser uno de los nombres más importantes dentro del mercado de los smartphones y tablets, Samsung  está acusando sus malas maneras con los consumidores: los últimos resultados presentados por la empresa mostraban como, por séptima vez consecutiva, caían sus ventas en el sector de la telefonía móvil.

    El gigante coreano ha primado más el producir y vender a gran escala y ha dejado totalmente de lado la atención al cliente. Y claro, si hacemos la “odiosa” comparación con su gran rival, Apple, Samsung sale bastante escaldado. La empresa californiana ha sabido unir un volumen descomunal de ventas y un trato personal a la altura de pocas marcas.

    Será mejor que Samsung empiece a tomar nota si no quiere ver cómo queda relegado a un perpetuo segundo plano, aunque viendo cómo evoluciona el mercado de los smartphones, si no espabila puede quedarse aún más atrás.

    Ver artículo original

    Deja tu comentario

    Campos obligatorios.*