• Se nos está yendo de las manos…

    Se nos está yendo de las manos…

    Si amigos, a veces queremos destacar con tanta pasión y queremos hacerlo tan rápidamente que no somos muy conscientes de las consecuencias que puede llevar aquello que estamos haciendo o si realmente vale la pena llevarlo a cabo. Las Redes Sociales, sobre todo, son las que nos llevan a buscar los contenidos más originales o extremos para reclamar la atención de conocidos y extraños.

    Aquí ya se abre un extenso debate sobre el carácter y la personalidad de aquellos que son capaces de hacer cualquier cosa por tener su minuto de gloria. La fama y la gloria no son eternas, y en la red todavía menos; el éxito en Internet es muy efímero y hay infinidad de casos en que los rasgos personales de aquellos individuos que se lo juegan todo por tener repercusión digital quedan seriamente afectados.

    Hoy os damos buena muestra de ello y os traemos una especie de “galería de los horrores” de contenidos digitales que suponen un peligro evidente, sobre todo en el primer caso que os explicaremos, y que ponen en entredicho la racionalidad del ser humano.

    Hablemos de fotos, hablemos de selfies. Esa moda que se ha instaurado desde hace tiempo, bien moda, el selfie existe desde hace años, la novedad viene más por el anglicismo utilizado y por los gadgets que se comercializan para facilitarnos la vida a la hora de hacernos una “autofoto”. Pero hay selfies y selfies. Ha aparecido una corriente de personas, generalmente jóvenes de entre 14 y 32 años, que van en busca de la imagen más extrema y radical. Ya sea subido en la parte más elevada y peligrosa de un rascacielos, encaramado a una montaña sin ningún tipo de seguridad o jugándosela con animales salvajes, estas son algunas de las lindezas que podemos ver por la red de gente que no ve el peligro con la lógica que lo ven otros.

    ¿Divertido? Más bien poco. ¿Riesgo? Todo el del mundo; los números así lo confirman: en 2014, 49 personas perdieron la vida intentando hacerse el selfie más transgresor y peligroso. No son números para tomarse a broma.

    Ver artículo original

    Existe otro tipo de contenido que también es bastante cuestionable, pero esta vez para la salud mental. Internet se ha convertido en una suerte de “cajón de sastre” donde todos tienen su sitio, incluso los amantes de las conspiraciones, las leyendas urbanas y el ocultismo más “kitsch”. En el siguiente enlace encontraréis algunos de los ejemplos más peculiares referentes a algunos canales de YouTube y a algunos personajes que son, como poco, curiosos.

    Ver artículo original

    Sin duda, algunos contenidos de la red se escapan a nuestra razón. Quizás se nos está yendo un poco de las manos…

    Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook

    Deja tu comentario

    Campos obligatorios.*